MNBA de Chile | C-print | 2013

Continente imaginado es parte de la investigación Archivo natural antártico que se compone por imágenes de diversos autores, fotografías de mi autoría y registros de habitantes recopilados a partir de entrevistas y conversaciones realizadas en el continente antártico. Las imágenes articulan un compendio glaciar muy diverso que parece no tener tiempo definido, deambulando entre la representación científica y la exploración geográfica remota.

El archivo plantea otras formas de pensar un paisaje culturalmente idealizado, imaginado y acaso apenas visto, tensionando por ejemplo la idea de autor mediante un montaje de Museo que vincula los fotógrafos y sus propias disciplinas, miradas “aficionadas” y “profesionales”, miradas científicas y miradas íntimas, diferenciaciones que sobre los muros se vuelven difusas hasta su permeabilidad. En ello la idea de capturar lo inadvertido fue el eje central de búsqueda entendiendo las imágenes que realizaba y recopilaba, como fragmentos aleatorios fuera de las clasificaciones habituales, escenas que nunca serán percibidas -por su imposibilidad de acceso, por su desvanecimiento natural- y que establecen desde un paisaje ajeno, de incertidumbre y libremente gobernado por el clima, otras maneras de pensar nuestra condición de vida ¿Es posible a partir de imágenes de naturalezas extremas, acercarse a comprender una parte de nosotros, de lo que somos, de dónde estamos, en lo que nos estamos transformando?

Un trabajo que parece acogerse en el documento pero que más bien, intenta salirse de la realidad y establecer rutas de pensamiento desde lo heterogéneo, contrastando escenas efímeras junto a otras muy concretas. Ese dúo, un momento abstracto versus otro figurativo, advierte la señal que en nosotros habitan ambos espacios, dos signos de conocimiento, uno que se aproxima más a lo definido y otro que se aleja hasta volverse dudoso. Pareciera que esa dualidad está en nosotros, el documento y la ficción, la belleza y la tragedia, la certeza y el accidente, destellos donde todo y nada ocurre a la vez: para “ver” nuestra realidad habría que alejarse de ella, es el efecto del viaje extremo, cuando nos distanciamos de casa y nos recordamos tan difusamente que conseguimos existir pero olvidandonos hasta desaparecer.

Las imágenes presentadas aquí son de mi autoría, no obstante el archivo total lo integran Alex González, Lorenzo Morales, Dirk Schories, Daniel González, Daniel Torres, Patricio Sánchez, Francisco Cozzi, Carlos Duarte, Luis Castro y Nelson Muñoz.